sábado, 2 de agosto de 2014

LA RUTA DEL CARES, Asturias-León (22-JULIO-2014)

La ruta de hoy sale, por una vez, del ámbito geográfico que ocupa este blog para recorrer la mítica Ruta del río Cares, en el corazón de los Picos de Europa, en el oriente asturiano-leonés. 

Pocos comentarios cabe añadir a esta conocida ruta, de dificultad media y apta para toda la familia. Es una de las rutas de senderismo más conocidas de España, por lo que existen cientos de páginas web y libros en los que se detallan sus características.
Recorrimos la ruta en un caluroso día de julio, junto a un buen número de excursionistas. Dejamos el coche aparcado junto al hostal de Poncebos. Recorrimos los 12 kilómetros de la ruta (24 ida y vuelta) bajo un intenso sol. No hay ninguna fuente por el camino, por lo que conviene ir bien provistos de agua y de un gorro. 

El recorrido por el cañón del río Cares nos deja bellísimos paisajes al borde de sus cortados acantilados. 
La historia de esta ruta de senderismo va ligada a la construcción de la central hidroeléctrica de Poncebos

Desde 1915 a 1921 la Sociedad Electra del Viesgo llevó a cabo las obras de captación y conducción de las aguas del Rio Cares desde el pueblo leonés de Caín (en el Ayuntamiento de Valdeón) hasta la central hidroeléctrica de Poncebos, en el concejo asturiano de Cabrales, a través de un canal de 11 km de longitud. Este canal, con un desnivel de un uno por mil tan pronto aparece a la orilla del camino como se interna en uno de los 71 túneles barrenados a mano y construidos por los más de 500 trabajadores que empleó la obra. De la dureza de la misma dan testimonio las 11 vidas que se perdieron en diferentes accidentes. 
La ruta parte desde los 200 metros del puente de Poncebos hasta los 505 metros de altitud de la localidad de Caín. Al comienzo de la ruta es donde está el desnivel más importante (los primeros 40 minutos), para luego llanear casi hasta el final. En Caín existen múltiples restaurantes y alojamientos en los que poder reponer fuerzas o pernoctar; Caín un lugar único, enclavado en un valle totalmente cerrado por las montañas y que vale la pena conocer.

Sin duda, el Cares es una de esas míticas rutas que todo senderista debe hacer alguna vez en su vida. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario