domingo, 18 de agosto de 2013

RUTA DA AUGA E DA PEDRA DE GUITIRIZ (13-AGO-2013)

Entramos en Guitiriz desde la A6. Antes de llegar a la plaza del pueblo torcemos a la izquierda siguiendo el indicador que nos lleva al área recreativa de los sete muiños.

Dejamos el coche aparcado en la esplanada que hay al final de la carretera. El área recreativa de los sete muiños es otro de esos lugares de interior con un encanto especial para pasar una jornada de verano distinta. El área tiene cuartos de baño, vestuarios y duchas; tiene área de juego infantil, parque biosaludable y una espléndida piscina natural en la que se remansan las aguas del río Escádebas.
En este punto encontramos el primer cartel indicador que da comienzo a la Ruta da Auga e da Pedra. La ruta es un sencillo camino que recorre las márgenes del río Escádebas. Su dificultad es fácil, siendo apta para todas las edades. Su longitud aproximada es de 4,5 kilómetros y se puede recorrer a ritmo de paseo en una hora y media.

En el entorno del área recreativa ya vemos los primeros molinos. A 700 metros del comienzo de la ruta, pasamos por debajo del viaducto de la A6. A 1,3km encontramos un poste indicador, en el que seguiremos la senda que discurre paralale al río en direccion a la fuente del Escádebas.Aquí iremos encontrando otros molinos hasta llegar al último, situado junto a un puente en el que encontramos una señal de fin de ruta.
Algunos molinos se encuentran abiertos, y algunos conservan la maquinaria interior. En general, están bastante necesitados de limpieza y restauración. 
Tras el último molino, retrocedemos hasta el poste indicador y cogemos el camino que sube a la aldea de Escádebas, que da nombre al rio. A la entrada, hay un panel explicativo sobre el origen del pueblo. La mayoría de las casas están abandonadas pero bien conservadas.

Para terminar la ruta, recorremos la carretera de acceso al pueblo, pasamos por encima de la A6, tomamos una pista a la izquierda y llegamos al punto de inicio de la ruta. Aquí aprovechamos para darnos un baño en la piscina fluvial del área recreativa, una buena manera de terminar esta ruta sencilla pero interesante para pasar una tarde.

lunes, 12 de agosto de 2013

ALTERNATIVAS PARA EL VERANO: PLAYA FLUVIAL DE SAN CLODIO DE RIBAS DE SIL

Hay que redescubrir los paisajes de interior, el encanto desconocido de la Galicia interior . Desde hace años, una de nuestros destinos veraniegos está en San Clodio, en el municipio de Ribas de Sil.

Ribas do Sil está situado al sur de la provincia de Lugo, en el límite con la provincia de Orense. Tiene una población de unos 1.100 habitantes, concentrados principalmente en su capital, San Clodio. Pertenece a la comarca de Quiroga, y se encuentra a medio camino entre la Sierra do Caurel y la Ribeira Sacra, por lo que es un magnífico punto de partida para realizar excursiones a cualquiera de estos dos parajes naturales.
Hoy nos centramos en la playa fluvial de San Clodio, a orillas del río Sil. Se trata de una de las playas fluviales mejor cuidadas y dotadas de Galicia. Desde que lo conocimos, somos verdaderos entusiastas de este lugar, por lo que es difícil resumir con brevedad sus virtudes. Lo que más llama la atención a un gallego del norte (acostumbrado a la inestabilidad meteorológica) es la estabilidad de su clima: el verano en San Clodio está garantizado por un clima mediterráneo en el que se suceden las jornadas de sol y buena temperatura. No hay sorpresas: en San Clodio hace buen tiempo.
Otro de los aspectos que dejará cautivado al visitante es la belleza de su paisaje. El valle de Quiroga y Ribas de Sil, surcado por los ríos Sil y Lor, se encuentra rodeado de montañas y bosques mixtos oceánico/mediterráneos en los que se mezcla el castaño, el roble, el cerezo... con la encina, el alcornoque y el olivo, produciéndose en estas tierras aceites de oliva de gran calidad. Por la singularidad de su paisaje, es un lugar que llama la atención.

Respecto a la playa fluvial, cuenta con todo lo necesario para pasar una gran jornada de baño, sol y ocio. Su extenso césped es cuidado y regado minuciosamente a diario para mantenerlo en óptimas condiciones. A nivel deportivo, cuenta con una cancha de fútbol-siete, canastas de baloncesto, mesas de ping pong, red de voleybol y un completo parque biosaludable.
La playa cuenta también con duchas, mesas de pic-nic, barbacoas y un área de aparcamiento gratuito para autocaravanas. El acceso con coches está restringido en la zona central de la playa. 

El acceso a la zona de baño se facilita por una rampa y un dique que remansa las aguas del Sil. Los más pequeños se bañan en la zona del dique, en donde el agua no alcanza más de medio metro de altura, los mayores pueden adentrarse sin peligro en el cauce y nadar hasta "la peña". A pesar de su aparente bravura, en los meses de verano el río no suele cubrir más de metro y medio en el entorno de la playa fluvial, por lo que se hace pie en casi todos sus tramos.
Mención aparte merece la cafetería-restaurante de la playa, magníficamente atendida por gente joven y muy amable. Su terraza, al borde del río, tiene gran animación en las tardes y en las noches de verano, convirtiéndose en punto de reunión de todo el pueblo.
A quienes se acerquen a conocer el concello de Ribas de Sil les recomiendo también la visita a A Cubela: un aldea recóndita, semiabandonada pero restaurada, desde la que se divisa una de las más bellas panorámicas del cañón del Sil. 


domingo, 4 de agosto de 2013

ALTERNATIVAS PARA EL VERANO: EL CLUB FLUVIAL DE BEGONTE (Río Ladra, Lugo)

El interior de Galicia cuenta con extraordinarios lugares en los que pasar una agradable jornada de verano fuera de la masificación de algunas playas cercanas a la ciudad. Uno de esos lugares es la playa fluvial situada en el municipio de Begonte,a orillas del río Ladra, en la provincia de Lugo. Se encuentra muy accesible, a tan solo 40 minutos de La Coruña por la A-6 y a 15 minutos de la ciudad de Lugo.

El área recreativa de esta playa fluvial es propiedad del Club Fluvial de Begonte, que las gestiona desde hace casi cuatro décadas. La entrada tiene un coste de 1,50€ para los no socios, precio que vale la pena pagar. 
En su fundación, el Club Fluvial de Begonte llegó a contar con casi 2.000 socios, siendo un importante punto de referencia asociativo y de ocio en la provincia de Lugo. Hoy la despoblación del rural y la focalización del turismo hacia la costa hace que la afluencia a este rincón del río Ladra sea escasa, pero su encanto permanece. 

La extensísima area recreativa se encuentra perfectamente cuidada por el Club, contando con los servicios básicos para pasar una buena jornada: tumbonas en todo el recinto, un cómodo acceso al río, cancha de baloncesto y tenis,  porterías de futbol-sala sobre cesped, zona de juegos infantiles, mesas de picnic, cuartos de baño... Este año, además, pudimos disfrutar de un paseo en piragua por el río gracias al servicio de alquiler proporcionado por la empresa "Multiaventura Non Estreses", que ha suscrito un convenio de colaboración con el Club.
Todos los años, la dirección del Club Fluvial Begonte solicita a la Xunta de Galicia un análisis de las aguas del río Ladra en la zona de baño. El resultado del análisis químico de las aguas se encuentra expuesto a la entrada del recinto, reflejando unos parámetros de calidad "excelentes".

Poco más se puede decir, tan sólo solicitar un poco de apoyo de las instituciones públicas, y también de particulares, para contribuir a sostener un lugar que favorece el deporte y el contacto con la naturaleza para toda la familia.