lunes, 2 de enero de 2012

RUTAS POR LOS ANCARES: DEL ALBERGUE-CLUB ANCARES (Campa da Braña) AL REFUGIO DE BREGO (Valle de Brego)

Dificultad: Media (alta en invierno, con nieve)
Distancia total recorrida: 15,5 km
Duración: 2h15m hasta el refugio.Duración total ida y vuelta: 4h. 45min


El pasado jueves 22 de diciembre, con un tiempo formidable y con una temperatura más propia del otoño que del recién estrenado invierno, hicimos por primera vez la tan deseada ruta del Valle de Brego, en los Ancares gallegos, y a los pies de los picos Tres Obispos y Pena Rubia.

El camino parte del Albergue del Club Ancares (1.350m. de altitud) tomando la misma pista forestal asfaltada que para la ruta de ascensión al Tres Obispos. A los 15 minutos, tomamos la bifurcación de la derecha para bajar hasta el valle del río Vara.



El camino comienza bajando suavemente por la falda de la montaña. Al poco rato, nos encontramos con dos grandes pilonas de piedra que guardan la entrada al valle. A partir de aquí el camino baja con más pendiente, conduciéndonos por un bellísimo bosque de robles, abedules y acebos entre los que descienden numerosos arroyos.



La ruta alcanza su cota de altitud más baja en Cabana Vella (1.197m), donde se encuentran las ruinas de un antiguo aserradero perteneciente a la Maderera Bosques de Cervantes, empresa fundada en 1942 y que explotó estos bosques durante varias décadas; Cabana Vella era una de sus instalaciones. Un teleférico transportaba la madera desde O Portelo hasta este punto.



A partir de este punto, el camino emprende un largo ascenso remontando el valle en paralelo al río da Vara. La vegetación es muy frondosa, y la alta humedad de este estrecho valle propicia la aparición de abundantes musgos y líquenes; varios manantiales saldrán a nuestro camino a lo largo de toda la subida, en la que podemos emplear hasta una hora.

El ascenso termina en la Golada da Vara: una campa situada en la cabecera del río Vara, en donde el valle se ensancha para mostrarnos el formidable paisaje del macizo de Pena Rubia.

Seguimos nuestro camino descendiendo ya hacia nuestro objetivo: el Valle de Brego. Bajamos por un pequeño sendero protegido por una valla metálica. A nuestra derecha se divisa el espectáculo de las praderas de Brego, por donde el río serpentea en un paisaje virgen y casi idílico en el que el agua es la protagonista, con la Fonte de don Marcelino, la fonte do Lamoco o la fonte dos Narvasoes dando vida a todo este paraje.



El descenso es corto y, al poco rato, divisamos ya el refugio de Brego. Antes, nos encontramos con el arroyo das Forcadas atravesando nuestro camino. Aunque se puede cruzar fácilmente por un tramo más estrecho que hay unos metros más arriba, decidimos vadearlo a pie y refrescarnos un poco en sus aguas nacidas a los pies del pico Tres Obispos. El día es realmente caluroso pese a estar en plena época navideña, pero el agua no lo es tanto.

Por fin llegamos al refugio. El lugar, el refugio, el paisaje… forman un marco paradisíaco; la tranquilidad es total, y el silencio está roto únicamente por los saltos de agua que caen al valle.



Pero todo lo idílico del lugar queda roto al entrar en el refugio y ver el estado de suciedad y abandono en el que se encuentra su interior. Es propio de montañeros cuidar los refugios y dejarlos siempre en mejores condiciones que las que te encontraste al llegar. En el caso de Brego es al revés: las actitudes vandálicas de quienes han ido pasando por este lugar lo han degradado en gran medida: no hay un centímetro de pared sin su correspondiente pintada; papeles y recipientes tirados, leña mal apilada, restos de brasas ensuciando el suelo, grandes piedras ocupando el suelo a modo de taburetes…



En realidad el refugio es realmente bueno: es un lugar perfecto en el corazón de los Ancares para resguardarse de las grandes nevadas del invierno y hacer rutas por toda la sierra. Sólo le hace falta un poco de inversión para pintarlo, reforzar las ventanas (por las que se filtra aire), y dotarlo de un poco más de mobiliario (unos bancos y una estantería para ordenar los materiales serían suficiente); y, sobre todo, reclamar bastante más civismo por parte de los usuarios.

A la derecha del refugio se encuentra el Fieiró de Deva, presidiendo todo el valle. A la derecha, la Golada da Trapa, por la que se asciende para llegar al Pena Rubia. Nosotros, después de comer en el porche del refugio emprendemos el camino de vuelta retrocediendo hasta la Golada da Vara para, desde este punto, coger por un imperceptible sendero entre piornos y subir (casi monte a través) hasta la campa del Tres Obispos. Para ello debemos subir por ese sendero hasta una primera campa y, desde ella, coger un camino que se abre a la izquierda y que nos llevará hasta la Campa del Tres Obispos. Este último sendero nos llevará a la campa en menos de 30 minutos.

Desde la campa del Tres Obispos el camino de vuelta es ya conocido, por lo que lo recorremos tranquilamente llegando al inicio de nuestra ruta (el albergue del Club Ancares) contemplando el increíble crepúsculo que pone fin a esta jornada de senderismo invernal.

3 comentarios:

  1. Hola. Es triste ver como está el refugio de Brego. Está claro que hacer refugios tan cerca de dónde pueden llegar vándalos por pistas es un error. El refugio fue arreglado hace poco (no más de 5 años), por lo que se ve exteriormente. Al otro lado de la cordal entre el Tres Bispos y el Peñarrubia hay otro no tan publicitado (y frecuentado por montañeros, cazadores y pastores) y nada que ver en el cuidado. Hay que tener especial cuidado en no dar publicamente demasiada información de los refugios en buen estado... Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Es una pena, porque el lugar es impresionante. En general, los refugios están mejor conservados en León que en Galicia. El refugio que hay en la vertiente leonesa del cordal es el llamado "Cabaña de Pérez". No lo conozco, pero visto desde la cima tiene muy buena pinta. Un saludo.

      Eliminar
  2. LA PENA ES QUE NO LOS PILLARAN Y LES METIERAN UNA BUENA MULTA POR DESLUCIR BIENES, ESO ES LO QUE MERECIAN

    ResponderEliminar