miércoles, 3 de junio de 2009

"LAS MÉDULAS" Senda de las Valiñas. 31-MAYO-'09

DIFICULTAD: para todas las edades
LONGITUD SENDERO:
4,5 km

Las Médulas, situadas junto al pueblo del mismo nombre, se hallan enclavadas en la Comarca del Bierzo, en la provincia de León. Fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.

Es un entorno formado por los restos de una antigua explotación minera de oro de la época romana. El enorme trabajo de ingeniería realizado para la extracción del mineral supuso una gran destrucción del medio ambiente, pero dio como resultado un paisaje espectacular de tierras rojizas perfectamente integrado con una vegetación de castaños y robles centenarios.

Para la extracción del oro, los romanos trasvasaron agua de los ríos Duero y Sil, y de los manantiales de los montes circundantes a través de canales que llegaron a alcanzar más de 100 kilómetros. Este agua era almacenada en unos depósitos desde los que se arrojaba sobre las galerías, previamente construidas en la montaña, produciendo un gran arrastre del conglomerado aurífero, que era conducido hasta el denominado canal de lavado, donde el oro quedaba depositado por su peso.

Iniciamos nuestro recorrido desde el parking que hay a la entrada del pueblo de Las Médulas. Nos adentramos en el pueblo por la carretera y, al final, encontraremos a la izquierda la Iglesia de San Simón y San Judas y, a la derecha, el camino hacia el Lago Sumido y hacia la Senda Perimetral. Nuestra intención era recorrer estas dos sendas y, por la tarde, recorrer la llamada Senda de las Valiñas. Pero el fuerte calor del día nos hizo modificar nuestra ruta recorriendo únicamente la Senda de las Valiñas.

La Senda de las Valiñas es la que conduce al corazón de Las Médulas, en un recorrido prácticamente plano y apto para todas las edades. La senda parte desde el Centro de Visitantes, situado al final del pueblo. Continuamos de frente por una pequeña pista asfaltada, a cuyos bordes se asoman bosques de castaños centenarios.

La senda sube en ligera pendiente y llega hasta una pequeña área recreativa, en donde se encuentra la Fuente de la Tía Viviana. Nos encontramos con la fuente seca. Hay que advertir al visitante que no encontrará ninguna otra fuente ni manantial a lo largo del camino. Estamos en una zona tremendamente seca. Conviene ir bien provistos de agua.
Seguimos de frente por la Senda de las Valiñas. El camino empieza a descender y a adentrarse poco a poco en los parajes más impresionantes de Las Médulas. Un poco más adelante nos encontramos una bifurcación, con un camino semi-asfaltado que baja hacia la izquierda. Lo ignoramos y seguimos de frente.


Estamos llegando al núcleo central de Las Médulas. Avanzamos por el camino, que se encuentra bien señalizado y protegido por una valla de madera y llegamos hasta La Cuevona. Este es uno de los lugares que mas impresiona y marca a los visitantes. Es la galería de mayor altura de todas las existentes y es el punto de referencia, junto a La Encantada para todo aquél que se interna por la senda de Las Valiñas.

Accediendo al interior de La Cuevona podemos admirar sus magníficas dimensiones y las gama cromáticas que la luz solar imprime en su interior. El contraste de temperatura entre el interior y el exterior de la cueva también sorprende al visitante en los meses de más calor.


Tras La Cuevona llegamos a la Cueva de la Encantada tras haber subido una pequeña cuesta. Esta es una de las galerías más singulares de la zona dado que a su llegada nos sorprende por una luminosidad extraña que se produce por la entrada de luz desde un gran agujero en la parte superior.

Tras superar un pequeño pero incómodo y polvoriento desnivel, llegamos a un punto en el que se aprecian dos túneles que se bifurcan a izquierda y derecha, además de observar una endidura en la que se aprecian restos de otra gran galería.

Podemos acceder al interior de las galerías que se bifurcan hasta la finalización de éstas desde donde observaremos, en especial desde la de la izquierda un hermoso paisaje.





















Frente a la cueva de La Encantada prosigue un camino a través del que se puede ascender al Pico del Águila. Desde lo alto, se contemplan bellas vistas de las dos cuevas, del paraje de Las Médulas y del pueblo. En el entorno de las cuevas se puede disfrutar de un extraordinario paisaje natural, con hermosos rincones en los que el senderista puede parar a descansar o incluso a comer.

Decidimos regresar al pueblo. Para ello volvemos sobre nuestros pasos para continuar por la senda general de Las Valiñas, tomando la bifurcación que habíamos rechazado.

Después de reponer fuerzas en una de las múliples terrazas del pueblo, cogemos el coche para dirigirnos al Mirador de Orellán: un lugar desde el que se pueden contemplar fabulosas vistas generales del paraje arquológico de Las Médulas.

Para ello, volvemos en dirección a Carucedo y, antes de llegar a este pueblo, giramos a la derecha en el cruce siguiendo las señales indicativas. La carretera asciende en fuerte pendiente. Atravesamos el pueblo de Orellán y llegamos al mirador.

Al lado del mirador, el turista puede recorrer el interior de una de las galerías excavadas en el monte por los romanos para la explotación del mineral. Para recorrerla, deberá usar un casco y una linterna que le proveerán en la base del mirador por un módico precio.

Desde el Mirador de Orellán se contemplan, no sólo Las Médulas, sino también los Montes Aquilianos y media provincia de León: toda la comarca del Bierzo, desde Ponferrada hasta los grandes picos nevados que hacen frontera con Asturias.

TIEMPO DE VIAJE ESTIMADO: 2h 10min, desde La Coruña
COSTE DE VIAJE ESTIMADO: 33€ ida y vuelta (combustible y peajes)
DISTANCIA CORUÑA: 205km

ITINERARIO:

Desde La Coruña por la AP-9 para tomar la A-6 en dirección Lugo. Al pasar Villafranca del Bierzo, tomar la salida 405 en dirección: N-120 - Toral de los Vados - O Barco de Valedoras – Orense.

Es fácil despistarse al salir de la autovía por la deficiente señalización de una rotonda en la que deberemos tomar la N-VI. Seguimos 3km por la N-VI hasta pasar el pueblo de Perandones, donde tomaremos la N-120 en dirección a Toral de los Vados.

Seguimos 10km por la N-120, pasamos el puente sobre el río Sil y llegamos al lugar de La Barosa. Una gasolinera de Repsol nos sirve de referencia: justo al pasar la gasolinera girar a la izquierda para coger una pequeña carretera que una La Barosa con Carucedo. Esta carretera tiene tramos muy empinados y alguna curva cerrada, conviene tener precaución.

Seguimos por esta carretera durante 2,5km. Pasamos el pueblo de Lago de Carucedo, dejándolo a nuestra izquierda, y llegamos a la carretera general CL-536. Girar a la izquierda y tomar esta carretera, que nos llevará a Carucedo, a 1,5km.

Al llegar a Carucedo hay que girar a la derecha para coger la carretera que nos llevará hasta el pueblo de Las Médulas, a 3,5km. Basta con seguir la señalización.

El acceso en coche al pueblo de Las Médulas está permitido sólo para residentes. A la entrada del pueblo encontraremos un aparcamiento al lado del Aula Arquelógica.

OBSERVACIONES:

La señalización vial en esta zona del Bierzo es deficiente. Durante el trayecto desde la A-6, existen algunas señales que indican la dirección hacia Las Médulas, pero no en todos los desvíos, por lo que es muy fácil perderse. En Carucedo, nos encontraremos con un entramado de calles en el que el conductor también puede perderse, es necesario estar pendiente de la señalización.

Para el viaje de ida existen algunas señales indicativas de Las Mádulas, pero para el camino de vuelta no existen señales que indiquen dirección a la A-6 o a Villafranca del Bierzo. Conviene estar atentos para hacer exactamente el mismo camino de la ida.


Puede ampliarse información y descargarse buenos planos de Las Médulas en la web: http://www.lagosumido.com/